18 mar. 2009

Francés, alemán y español con Jesucristo


Un francés, un alemán y un español están en una terraza tomando un café y de repente dice el francés:
Mira, ese de la mesa de al lado es Jesucristo.
¡Anda ya! ¿cómo va a ser ese Jesucristo? contestan al unísono sus colegas.

Se levanta el francés, va a la mesa de Jesucristo y le dice:
Tu eres Jesucristo ¿verdad?
Jesús le dice: si, pero no se lo digas a nadie.
El francés extasiado le pregunta: ¿podrías curarme la rodilla?, la tengo fastidada desde hace años.
Jesús lo toca y lo cura.
El francés rápidamente va a su mesa a contarles al alemán y al español lo que ha pasado.

Se levanta rápido el alemán y le dice a Jesús:
Por favor cúrame la espalda.
Jesús se la toca y se cura al instante.
Y el alemán vuelve a su mesa aliviado.

Jesús piensa: ¡ya verás lo que tarda en venir ahora el español!

Pero pasa el tiempo y el español no va a buscarlo.

Se levanta Jesús hacia la mesa de los tres y le pone la mano en el hombro al español, para preguntarle por qué no había ido a pedirle algo.
El español contesta: ¡Cheeeeee, sin tocar! ¡Que estoy de baja!

No hay comentarios: